martes, julio 27, 2010

Productividad

Un par de semanas antes de irme de vacaciones (en teoría sigo en ellas, aunque este año no me he ido lejos, y con el ordenador cerca es difícil resistirse a programar...) empecé a buscar nuevas fórmulas para intentar mejorar la productividad en mi trabajo. Los resultados y conclusiones a los que he llegado son peculiares, y los pongo aquí para que compartirlos con quien pueda estar interesado. No se ha de olvidar, no obstante, que yo soy un programador, no un usuario de SIG como probablemente una buena parte de los lectores de este blog, aunque de cualquier modo creo que estas ideas pueden ser interesantes para todos.

La idea fundamental en la que he basado mis mejoras (que creo que funcionan notablemente) es la siguiente: el problema que reside detrás de la pérdida de productividad (al menos en mi caso), no es hacer las cosas lentamente, sino perder la concentración y no mantener un flujo de trabajo constante. En otras palabras, las soluciones que uno puede encontrar que automatizan procesos y proporcionan atajos para realizar diversas tareas añaden algo más de productividad, pero esta es en realidad muy poca, y a veces incluso se pierde por otras consecuencias negativas asociadas. Tratándose de un trabajo muy concreto y que se realiza con una única herramienta (el 99% de mi trabajo en SEXTANTE se hace única y exclusivamente usando Eclipse), es mucho más útil tratar de mantener de un modo u otro la concentración en esa herramienta, evitando las distracciones y el uso (sea para lo que sea) de cualquier otra.

Como consecuencia de esto, he modificado mi sistema con algunas de acciones que pueden parecer poco lógicas, pero que me están permitiendo rendir más, al menos en lo que a SEXTANTE y a la programación respecta. Son las siguientes:

* Mi ordenador es difícil de usar: Todas las cosas que antes hacía con suma facilidad, ahora cuestan algo más. Por ejemplo, mi menú de inicio no tiene ahora ningún acceso directo a ninguna aplicación, y mi variable de entorno PATH está prácticamente vacía, así que para lanzar cualquier aplicación tengo que ir a la línea de comandos, llegar hasta el directorio donde está instalada y ejecutarla. Suficiente tedio como para que no me apetezca lanzar chrome cada vez que me viene a la cabeza el nombre de un tío que toca el saxofón y quiero saber en que día nació, o chorradas similares. Mi correo lo leo muchas menos veces, y pierdo mucho menos tiempo.

Por supuesto, esto quita productividad si tengo que estar cambiando de aplicaciones y abriendo una tras otra, pero como digo, rara es la vez en que tengo que hacer eso. Lo que hago normalmente es sentarme delante de Eclipse y escribir código. Punto.

Para limitar más aún las ganas de tener muchas aplicaciones abiertas y utilizarlas a la vez pasando de una a otra, he desactivado el Alt+Tab. Para cambiar entre aplicaciones, tengo que lanzar el administrador de tareas, y ahí ir a la aplicación que quiera dentro de la lista de las disponibles. Estaréis pensando que también puedo hacerlo con el ratón, pero no, porque

*No tengo ratón. No es que lo use poco, es que directamente no hay. Como estoy en el portatil, he desactivado el touchpad. De hecho, para evitar tentaciones de activarlo dándole al botón (demasiado fácil), he desinstalado el driver de synaptics. Esto tiene dos consecuencias principales: por un lado, todos sabemos que las teclas son mas rápidas, pero el ratón es una comodidad que saca nuestro lado más vago. Ahora, cuando estoy en Eclipse, soy más productivo porque tan solo puedo hacer las cosas con teclas. Por otra parte, es más engorroso hacer otro tipo de cosas, como por ejemplo caer en todas esas miles de distracciones que Internet (el verdadero agujero negro de productividad...) ofrece.

Me he instalado una extensión para chrome (gleeBox) que permite navegar fluidamente sólo con teclas, y activando los atajos de teclado GMail se maneja sin problemas (salvo para borrar mensajes, que hay que remapear una tecla por un fallo en chrome). Pero si, después de superar el engorro de lanzar el navegador, me apetece cotillear en Facebook, ir a alguna página de videos o, especialmente, entrar en algo que use flash...entonces la cosa es algo más farragosa, así que no suelo hacerlo. Las páginas web que uso para algo profesional (consultar algo sobre Java, leer un blog sobre GIS, etc) son sencillas y se accede a ellas casi más rápido con teclas que con ratón. Las que no son de ese tipo y tienen mas distracciones que otra cosa, generalmente no están muy pensadas para usarse sin ratón.

En resumen, tengo un ordenador que va muy bien para usar una cosa a la vez (como digo, casi siempre Eclipse, aunque también mejora el uso de mi entorno de LaTeX, por ejemplo), ya que te fuerza a concentrarte realmente en eso que estás haciendo. Esto lo estoy aplicando en mi portátil, aunque cuando vuelva al ordenador de sobremesa lo aplicaré igual. Y estoy pensando en quitar el segundo monitor, que, a pesar de que he sido un ferviente defensor de él (al igual que muchos otros programadores), empiezo a pensar que permite tener muchas distracciones a la vista. Con una pantalla de 22 pulgadas panorámica puesta en vertical (ideal para leer mucho código) como la que tengo ahora como monitor principal, creo que es suficiente para trabajar a pleno rendimiento.

Por si alguno está pensando "y si alguna vez quieres divertirte y hacer otras cosas con el ordenador, ¿qué haces?", la respuesta es sencilla. Cuando quiero divertirme, o bien programo(¡y ademas ahora es más divertido, porque programo más!)...o bien me alejo del ordenador y me voy de cañas con los colegas, que es mucho mejor que andar haciendo el tonto mirando webs sin sentido :-)

Feliz verano a todos!