sábado, marzo 15, 2008

Balada en SIG menor.

El comentario de la anterior entrada sobre mi charla con Tyler me viene al pelo para contar algo más sobre un asunto que me parece curioso y divertido: la buena relación que parece existir entre el SIG y la música, y la afición que los desarrolladores SIG parecen tener a esto de tocar cuerdas o soplar por un tubito para hacer ruidos melodiosos.

El caso es que hace algún tiempo me invitaron a participar como profesor en un curso sobre geoestadísica y SIG, en Portici (Nápoles), al que acudían gentes de todas partes de Europa, entre ellos 3 españoles (con uno de los cuales, por cierto, me encontré en Girona, demostrando que el mundo es un pañuelo). Yo me encargaba de dar la parte de análisis del terreno, y ésta se relacionaba despues con la parte de geoestadística, que era impartida por nada más y nada menos que Edzer Pebesma (para los que no le conozcais, es EL gurú de la materia, y autor del bien conocido software gstats, ademas de ser un ultra friki de esa cosa insondable llamada R para análisis estadísticos y similares). El inimitable Tomislav Hengl orquestaba el curso, y se encargaba de poner la salsa a la mezcla y de redactar a posteriori resúmenes de lo ocurrido.

Además de la organización del evento científico, Tom es un tipo activo que sabe organizar todo tipo de saraos, incluyendo conciertos y actuaciones improvisadas, así que obligó a Edzer a llevar su saxo tenor, y juntos Edzer y yo dimos un concierto en un garito de la ciudad a cambio de algunas cervezas gratis, para sorpresa de los presentes. La guitarra que yo usé me la dejaron de la banda del lugar, aunque el dueño al principio estaba algo reticente (yo también lo estaría), hasta que comprobó que yo la trataba bien y que no era la primera vez que cogía una. Edzer es un saxofonista con una base sólida de jazz y algunas frases realmente elaboradas, y la verdad es que nos entendimos perfectamente.

Al día siguiente Edzer tuvo que irse, pero yo volví al lugar y el gerente, que debía haber quedado contento de la noche anterior, me dijo que si no me importaba unirme a la banda que tocaba esa noche y deleitar al respetable otra vez más. Por supuesto, acepté gustoso, previa entrega de la preceptiva ronda de birras frías que me correspondía en calidad de artista ;-)

Hoy me ha llegado un email de Edzer diciéndome que va a estar en Friburgo en el congreso sobre SIG libre que se celebra del 1 al 3 de abril, que ha visto que yo tengo que dar un taller allí, y que si quedamos para tocar aprovechando la ocasión. Por supuesto, le he respondido que sin duda lleve el saxo, que yo esta vez llevaré mi guitarra flamenca y así podremos intentar algo diferente.

Puede parecer que el hecho de que Edzer y yo toquemos algún instrumento es una mera coincidencia, pero hay mas coincidencias similares. Olaf Conrad, autor de SAGA y para mí un gurú similar a Edzer en temas de análisis espacial, es también un buen saxofonista, un relativamente buen trompetista y toca algo de guitarra. En el mes que pasé con él en Goettingen tuvimos la ocasión de tocar juntos varias veces (yo me llevé mi guitarra de jazz esa vez), e incluso participe en unos cuantos ensayos con su banda de entonces, The Dog Eating Men. (curiosas iniciales, por cierto, para un grupo donde toca un tio que hace el 90% de su trabajo con modelos del terreno...). Parece que, de los desarrolladores SIG que voy conociendo, una parte importante toca algún instrumento, especialmente saxofón. Dios los cría...y ellos se juntan.

La verdad es que ayuda mucho poder trabajar con alguien con quien compartes algo más que un interés laboral, y la música es un elemento inmejorable para afianzar cualquier tipo de relación, incluyendo la de dos tipos que se dedican a picar código o pasarse el día dándole vueltas a nuevos algoritmos de análisis espacial.

Desgraciadamente, Olaf no acudirá a Friburgo, porque sería genial poder juntarnos los tres e improvisar algunos temas. Incluso podría llevarme mi saxo alto y junto con sus dos tenores hacer alguna cosa curiosa. En fin, para otra ocasión.

4 comentarios:

Vehrka dijo...

Curiosa coincidencia, si señor...

Ahora deberíamos hacer un estudio de mercado de la "chusmilla"[1] que estamos en esto y jugamos a juegos de sociedad (rol, wargames, juego alemán...) Sospecho que también seríamos más de un par.

Por otro lado, podrías intentar grabar alguna de las sesiones de Friburgo y subirlas al otro blog ¿no?

[1] Digo chusmilla para diferencianos de los gurus que al parecer se decantan por la música ;)

volaya dijo...

El termino "chusmilla" se esta haciendo también muy popular en el mundo SIG, por lo que veo. Propongo utilizarlo para como pseudónimo colectivo para firmar el libro libre de SIG ;-) "La Chusmilla"...mmm, suena bien.

Buena idea lo de grabar las sesiones...y así de paso relanzo mi otro blog después de más de un año estancado ;-) Veremos a ver qué se puede hacer.

Anónimo dijo...

Aquí hay un geógrafo que toca teclados y sintetizadores y que está enfocado con Sextante desde hace unos meses.

Fjp dijo...

Apunta a Jaume, que toca muy bien el clarinete, y yo cuando era joven me sirvió para meterme en la banda de la mili (y salir por pies.... ;-)